Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, elaborar información estadística y analizar tus hábitos de navegación. Esto nos permite personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Clicando en ‘Acepta todas’ aceptas el almacenamiento de cookies en tu dispositivo para mejorar la navegación en el sitio web, analizar el tráfico y ayudar en nuestras actividades de marketing. También puedes seleccionar ‘Sólo cookies de sistema’ para aceptar sólo las cookies necesarias para que la web funcione, o puedes seleccionar las cookies que quieres activar clicando en ‘Configuración’

Acepta todas Sólo cookies de sistema Configuración
Fecha: 2022-03-02  

¿Qué son los implantes cigomáticos?

Los implantes cigomáticos es un tipo específico de implante dental que va anclado al cigoma o hueso malar. Es una de las alternativas existentes para rehabilitar pacientes con una gran reabsorción o perdida de hueso en el maxilar superior que en ocasiones llega a ser extrema. El uso de implantes cigomáticos permite que muchos de estos pacientes puedan volver a tener una dentadura o protesis fija.

¿Son seguros los implantes cigomáticos?

Es importante que este tipo de tratamientos sea realizado por profesionales con la adecuada experiencia y formación para contar con las mayores probabilidades de éxito.

En el Instituto Dental y Facial contamos con el Dr. Xosé Rubal Ledo que es médico especialista en cirugía oral y maxilofacial y extensa experiencia en la rehabilitación de pacientes con atrofia ósea de los maxilares.

 

Los implantes cigomáticos hacen posible la rehabilitación del paciente sin recurrir a injertos óseos u otros procedimientos de regeneración ósea previos como son las elevaciones de seno maxilar. El cigoma o hueso malar es un hueso de características muy densas y proporciona una adecuada estabilidad a largo plazo de estos implantes. 

¿Por qué la perdida de dientes ocasiona pérdida de hueso?

Al igual que sucede con el músculo, el hueso es un tejido que requiere ejercicio para mantener su fuerza y volumen.

Los dientes están anclados en los huesos maxilares. La presión normal transmitida a través de la masticación sirve de “ejercicio” para el hueso y envía a la vez una señal biomecánica el organismo para que fortalezca el hueso en la zona. Cuando se extrae o se pierde un diente, el hueso de alrededor ya no recibe el estímulo de la masticación y esa falta de uso hace que en poco tiempo empiece ya a percibirse una pérdida en el volumen de hueso en la zona.

La utilización de implantes dentales hace que se restaure este mecanismo de transmisión de la fuerza de la masticación al hueso y son por tanto una muy buena solución para mantener una más adecuada salud bucodental.

¿Cómo funcionan los implantes dentales?

Las raíces de los dientes naturales están fijadas dentro de sus alveolos en el hueso maxilar. De manera similar los implantes dentales convencionales están anclados a ese mismo hueso en las mismas o parecidas posiciones que las raíces a las que sustituyen. En el caso de alguien con pérdida de hueso importante en el maxilar superior, puede ser que no cuente con suficiente hueso disponible para la colocación de un implante dental convencional, con la consecuente pérdida en la calidad de vida que esto puede suponer de no optar por alguna alternativa.

¿Como ayudan los implantes a prevenir la pérdida de hueso?

Los implantes dentales imitan el estímulo que ejerce el diente de manera natural sobre el hueso y es por tanto un método efectivo para prevenir la pérdida de hueso en los maxilares. Gracias a ello, el cuerpo continúa fortaleciendo el hueso de los maxilares, reduciendo de manera significativa el riesgo de pérdida de hueso o atrofia ósea. Por todo ello es recomendable la reposición de las piezas dentales perdidas con implantes de manera temprana, siempre que las circunstancias lo permitan.

 

¿Puedo ponerme implantes dentales si he perdido hueso?

Soluciones avanzadas como los implantes cigomáticos, que son colocados en un único acto y que cuentan con unas tasas de éxito muy altas, pueden ser una solución ideal para pacientes con pérdida de hueso muy severa. Además, los implantes cigomáticos permiten que en ocasiones una prótesis de tipo fijo, atornillada, pueda colocarse ya desde un primer momento con la comodidad que esto supone para el paciente.

Este tipo de implantes, de mayor longitud y que se sujetan en el hueso malar o cigoma, tienden a ser muy estables a lo largo del tiempo, gracias a la mayor densidad y características de este hueso. Existen otras alternativas a los implantes cigomáticos. Si estás interesado/a en conocer aquellas que mejor se adaptan a tu caso y saber cómo desde el Instituto Dental y Facial podemos ayudarte a recuperar tu mejor sonrisa; no dudes en consultarnos y estaremos encantados de atenderte.